JORGE ISMAEL GARCÍA CORLETO Y SU OBRA

General

PSICÓLOGOS RECHAZADOS

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 16-08-2013 en General. Comentarios (0)

PSICÓLOGOS RECHAZADOS

 

Ismael García C.

 

La hermana mayor de un muchacho que cometía continuas faltas de disciplina, y que abogaba por él, a fin de evitar una sanción, lo justificaba expresando que es imposible que su hermano cambie, porque él se ha formado al estilo de su padre y de la misma manera que el padre fue formado, sin respetar a los demás, menospreciándolos, sin escucharlos, haciendo su capricho, imponiéndose por la fuerza de ser necesario. El muchacho, por su parte, no se comprometía a cambiar, antes bien buscaba descalificar a los docentes, incluido aquel al que señalaba como un cero a la izquierda.

 

Aunque la opinión de los hermanos mencionados estaba basada en una apreciación psicológica empírica, la muchacha señalaba que los psicólogos solo complican las cosas, que no sirven para nada, que no deberían de existir, que el país estaría mejor sin ningún psicólogo. Lo decía con la vehemencia, la violencia, y los recuerdos dolorosos de quien observó y vivió violencia intrafamiliar especialmente por parte de su padre hacia su madre y vio frustrado el hogar en el que vivía cuando ocurrió la separación de sus padres.

 

El caso que señalo requiere de ayuda psicológica, pero los hermanos a que se hace referencia ya se llevaron una mala impresión al tratar su caso dentro de un sistema que resuelve las cosas más desde el plano legal, y desde la premura economicista y hasta publicitaria de las instituciones que tienen que ofrecer prontos resultados, sean estos realmente bueno o no, que desde las necesidades psicosociales de los consultantes obligados.

 

Los clientes potenciales de los psicólogos actúan y, a su vez, proyectan distintas perspectivas del trabajo y rol de aquellos según sus percepciones y las experiencias previas que han tenido directamente o indirectamente. Los frustrados por el sistema y por el mal servicio, ahora rechazan toda ayuda y la posibilidad de cambiar.

 

Situaciones similares a la mencionada, y otras peores, son vivenciadas continuamente, afectando la percepción que se tiene de las y los psicólogos y a pesar de que hay un buen número de ellos, y que muchos de ellos deben ser excelentes como personas y como profesionales, sus servicios no son suficientemente solicitados o demandados, a no ser como eventual regalía.

 

La imagen del colectivo profesional de psicólogos, es la conceptualización que el público, clientes y potenciales clientes tienen cuando interaccionan con ellos. Cada día hay más psicólogos/as altamente profesionalizados y, sin embargo, los receptores de sus servicios, parecen desconocer sus actividades y potenciales servicios. A ello se añaden las percepciones inadecuadas; es decir las tergiversaciones y tipificaciones antojadizas provenientes de los medios de comunicación, los cuales presentan un concepto estereotipado de los psicólogos y de la psicología.

 

Así, el desconocimiento de la profesión y las atribuciones sociales erróneas delimitan una buena parte de la percepción del rol socioprofesional del psicólogo. Tal situación no beneficia a la profesión, si consideramos que las personas no consumen lo que creen no necesitar, especialmente en un ambiente en el que cualquiera afirma ser filósofo, médico, pastor de almas o psicólogo.

 

La evolución y desarrollo de una organización o de un colectivo dependen de su capacidad para cubrir las necesidades de los destinatarios de sus productos y servicios. Nadie está dispuesto a dar nada por aquello que considera innecesario, sobre todo considerando que la población salvadoreña en general, carece de los recursos suficientes para estar pagando atención psicológica por su cuenta.

 

Cabe recordar que nuestro sistema de salud público o por cotización gremial, generalmente no logra responder a las demandas de la población consultante en términos de cobertura y disponibilidad de medicamentos. Y por otra parte, enfrentan la creciente demanda con la posposición de los servicios y economía en tiempo de atención.

 

La identidad de la psicología profesional puede configurarse a través de cómo es percibida por los profesionales que la practican, por los estudiantes de Psicología, por los usuarios y por los posibles usuarios. Es necesario conocer con exactitud las necesidades de los clientes, los servicios reales que podemos ofertar, los que debemos desarrollar y qué nivel de inversión requieren estos.

 

Es imprescindible conocer científicamente la identidad de nuestro rol profesional: es decir, qué servicios y producto ofrecemos con garantías de éxito. Si queremos proyectar nuestra identidad socioprofesional debemos conocer nuestra imagen social con el fin de enfatizar los servicios ya conocidos, eliminar prejuicios y promover servicios nuevos, recalcar nuestro rol real (lo qué hacemos) y reducir el rol percibido (lo que creen que hacemos).

 

Algunos relacionan la psicología con la locura, un término legal para referirse a trastornos mentales graves, rechazándola inconscientemente. Muchas personas se declaran enemigas de la psicología o indiferentes a la psicología, confundiendo la psicología con alguna teoría o alguna psicoterapia.

 

En general, las profesiones "humanistas" son rechazadas, debido a que no producen satisfacción económica. Hay quienes perciben la actividad de psicólogo como tediosa porque según ellos siempre tiene que estar esperando, pensando y apoyando en sus problemas internos a los mismos consultantes, uno tras otro. Hay psicólogos a quienes su carrera no les garantiza un modus vivendi. Así ocurre con la filosofía, la historia, la antropología, la sociología y las artes.

 

La psicología apoya al ser humano, para enfrentarse mejor a las condiciones concretas de su existencia, pero no puede evitarle enfrentar situaciones estresantes y todo tipo de problemas a nadie, solamente puede ayudarle a minimizar el estrés, a incrementar su resiliencia, a tomar decisiones inteligentes, a valorar sus sentimientos y su actuación.

 

Debe quedar claro que ningún psicólogo puede tomar decisiones por los consultantes, ni hacerlos cambiar si ellos mismos no desean modificar su comportamiento. Es bueno que todas las personas sepan cómo opera la psicología para que no esperen actos de magia o fórmulas secretas que resuelvan sus problemas al instante y sin ningún esfuerzo de su parte.

 

Santa Ana, 31 de mayo de 2013.

………………………………………………….

Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), licenciado en Psicología, y en Educación y master en Educación Superior; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, en Santa Ana.

EMPRENDEDURISMO DE LA JUVENTUD

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 16-08-2013 en General. Comentarios (0)

EMPRENDEDURISMO DE LA JUVENTUD

 

Ismael García C.

 

La actitud emprendedora se opone al conformismo, a la involución, a la regresión, al estancamiento, a la pasividad; implica trabajar para mejorar el medio y actuar en él, vivir el presente, pero con visión de futuro. La actitud emprendedora es aceptar un nuevo modelo y actuar en función del cambio. El que tiene actitud emprendedora hace nuevas propuestas, innova en lo social, en lo económico, en lo educativo y en otros planos de la existencia humana en sociedad y en el medio ambiente, invirtiendo ideas, esfuerzo, recursos materiales e incluso dinero.

El emprendedor se arriesga responsablemente, consciente de enfrentar posibles fracasos y sus consecuencias, pone a prueba constantemente su potencial y teme a la mediocridad.

El líder emprendedor está comprometido con los demás, es consciente y sensible a la problemática social y económica, aplica su capacidad, sus conocimientos, habilidades, talentos, intereses, aptitudes y actitudes a la mejora social. Motiva a los demás para que se multipliquen las oportunidades de la comunidad.

El líder emprendedor hace de lo viejo algo nuevo, reinventa el mundo, cambia paradigmas. Con estructuras ágiles, rápidas, sin jerarquía, sin burocracia. Se comunica con todos, armoniza, dirige. Crea grupos efectivos de trabajo con base en objetivos y resultados. Busca sus metas, motiva a los suyos a asumir valores, y a definir sus planes.

El mundo esta convulso, con crisis en los países poderosos y que repercuten en las sociedades menos favorecidas, que viven en niveles de vida cada vez más difíciles. La extrema pobreza significa miseria, desnutrición, deshumanización, debilidad, falta de educación, ignorancia, falta de confianza en sí mismo y desesperación. Eso reclama conciencia social. El líder deberá luchar para concebir entornos armónicos y equilibrados. El emprendedor juega un papel trascendental en el desarrollo económico y social de los pueblos.

Los factores de desarrollo económico y social son prioritarios para los países subdesarrollados. Los millones de desempleados hacen reconocer la necesidad de ser emprendedor ante la crisis, buscando que el colectivo social se interese en una mejoría continua de sus potencialidades, para mejorar su calidad de vida. La riqueza que se produce debe distribuirse bien, debe compartirse.

El elemento más importante de cualquier tarea que se emprenda es su recurso humano, de ahí que directivos, administradores, maestros, alumnos, empresarios y otros, deben estar convencidos de que emprender representa una oportunidad, una alternativa más.

Debemos estar atentos y ser tolerantes con la crítica sana. Nuestro éxito no depende de qué somos o de qué tenemos, sino de nuestras acciones.

Es necesario conocer exactamente dónde se está, diagnosticar, evaluar las propias fortalezas y las debilidades, para planificar. Las metas ayudan a orientar las acciones, alientan la creatividad en el corto, el mediano o el largo plazo. Hay metas que no se alcanzan, pero no debemos caer en el conformismo, la inercia, el estancamiento y la queja. Debemos superar los errores, los fracasos, los obstáculos, sin empecinarnos en explicar porque no hacemos bien las cosas o porque fracasamos, sin asumir la responsabilidad, eso es pérdida de tiempo.

Debemos intentar crear un hogar, una asociación, una labor, una empresa, o un nuevo sistema. El trabajo honrado es un privilegio y una oportunidad, para quien cultiva la disciplina, los principios sanos, fuerza de voluntad, autoestima, autoconfianza e iniciativa, positivismo, sabiduría. El líder debe aprender, entrenarse continuamente y avanzar un poco cada día.

Los cambios son constantes y exigen ser flexibles. El cambio requiere indagar en equipo, escuchar a todos, leer, preguntar, mejorar siempre, mantener el ideal, ver lo real, comunicarse mejor, retroalimentarse, ver los limites, intentar nuevos y más cambios, no cansarse del éxito, aprender de los fracasos y errores, ser creativos e ingeniosos, no temer al fracaso, ser imparcial, intentarlo todo, ampliar la visión y entender que la verdad de hoy, mañana puede ser falsa.

El líder deberá tener información suficiente, confiable y oportuna, previendo los rechazos al cambio. Si carece de información, su intuición le permitirá avanzar, pese a la incertidumbre, a no saber lo que vendrá.

Cada persona debe tomar sus propias decisiones, responsablemente y superando el conformismo. Una persona muy dotada o muy inteligente, sin creatividad e innovaciones no triunfa. Es necesario razonar, basarse en hechos, indagar, tener convicciones. Es importante determinar lo que se quiere y reflexionar colectivamente respecto a los resultados.

Todas las personas desean alcanzar el éxito y son felices cuando lo logran, pero se llega a él evitando el tedio, manteniendo la motivación para seguir adelante, con confianza en lo que creemos. El autodominio, la capacidad y la creatividad permitirán mayores posibilidades de éxito. El líder se opone a los fracasos y cada triunfo que obtiene fortalece su confianza, también aprende de los malos resultados y su voluntad se fortalece.

La riqueza, la fama y los aplausos son efímeros. Las personas son más importantes que las cosas y que la vanidad. El éxito puede cegar a las personas, los grupos y las empresas, y una vez que lo alcanzan crean sus propios dogmas. El que cree haber llegado al máximo de sus posibilidades solo puede esperar la decadencia.

El buen ejemplo del líder es su mejor herramienta. Su liderazgo responsable y humilde lo lleva al éxito. Ser humilde es ser sencillo, espontáneo y natural en los gestos y las palabras. La persona sencilla se acepta a si misma, está satisfecha, tranquila, presenta ideas y propuestas oportunas y dosificadas sin imponerlas, se comunica bien con todo el mundo sin agendas ocultas, trascendiendo su posición social, económica, política, religiosa, educativa, cultural, etc., por humilde que sea.

Los cambios pueden ser una amenaza, pero cuando son vistos con humildad, los problemas son retos y se convierten en oportunidades. Hay barreras que provienen de la tradición, de intereses creados, de incredulidad hacia nuestras propuestas.

La actitud inclusiva obvia estatus, posición y rompe paradigmas. El líder tiene humildad para aprender, para mantener una actitud joven, de cambio y para trabajar en equipo.

Se requiere analizar los problemas, convertirlos en retos y en oportunidades. Los cambios nunca terminan y el líder también requiere asumir sus propios cambios. Los cambios en el mundo están creando un fuerte impacto en todos los ámbitos, es por ello que ahora se requieren líderes capaces de interactuar con nuevos oponentes, en nuevos escenarios y ante nuevas prácticas sociales. El liderazgo real manifiesta acciones y resultados y no se circunscribe únicamente al ámbito de las empresas de carácter lucrativo.

La lista de emprendedores de América Latina y el Caribe, que han aportado a la libertad, a la democracia, al desarrollo y al humanismo es muy extensa: José Martí, Fidel Castro, Che Guevara, Monseñor Oscar Arnulfo Romero, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Hugo Chávez, Rafael Correa, Cristina Fernández vda. de Kirchner, Piedad Córdova, y muchos más.

 

Santa Ana, El Salvador, 24 de mayo de 2013.

……………………

Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), es psicólogo, y educador; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, en Santa Ana.

CONVIVENCIA SOCIAL Y ESCOLAR

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 16-08-2013 en General. Comentarios (0)

CONVIVENCIA SOCIAL Y ESCOLAR

 

Ismael García C.

 

El conflicto ocurre cuando hay un enfrentamiento de los intereses o las necesidades de una persona con los de otra, o con los de un grupo o con las autoridades. El conflicto es inherente a la propia existencia y convivencia humana, pudiendo llegar a ser enriquecedor si se aprovecha para ganar experiencia en el manejo futuro de situaciones conflictivas.

La convivencia escolar se da en la escuela mediatizada por intereses y presiones. La escuela es una institución educativa e histórico-social que está inmersa y asentada en relaciones interpersonales entre profesorado, alumnado y familias, las relaciones son dinámicas, en función de las características socio-económicas y culturales, se dan circunstancias más o menos conflictivas, que abocan a situaciones, en la que la convivencia entre la comunidad educativa, y no sólo con y entre el alumnado, genera desavenencias.

La educación es un hecho comunicativo, entre los diversos integrantes de la comunidad educativa, principalmente entre el alumnado y los profesores. Las formas de relacionarse entre los principales protagonistas de la convivencia en el aula cambian.

Son fundamentales la forma y la metodología con que se ponen en práctica las normas de convivencia. La normativa se pone en entredicho si se impone y si se atomiza y descontextualiza del ámbito social donde se desarrolla. Deben estar implícitos el imaginario social, los valores, las normas, las costumbres, las creencias, tanto del alumnado como de los profesores y profesoras, que se enfrentan dialécticamente.

El comportamiento disruptivo abarca a aquellas conductas de alumnos y alumnas que interfieren el cumplimiento normal de las actividades buscando llamar la atención, tanto de los compañeros como del profesor o profesora.

Pero también algunos profesores y profesoras, e incluso miembros del personal administrativo, pueden causar situaciones no deseadas en los centros, sus actitudes impositivas, cerradas, estereotipadas, prejuiciosas o caprichosas, pueden fomentar la indisciplina con un mal modelamiento y afectan la convivencia.

La familia, es una institución cuya responsabilidad se diluye en la escuela. Sin embargo, los jóvenes que dimiten de la asunción de una conveniente convivencia escolar tienen padres y madres, los cuales no deben de trasladar la responsabilidad, en su totalidad, a la institución escolar, como si ésta fuese un contenedor de soluciones y hasta de miseria.

La escuela tiene una función socializadora. Es canalizadora de un orden social y posibilita alternativas futuras de construcción social, una idea de sociedad, de persona y de relaciones humanas que formaran parte de las maneras de interactuar de los adultos del mañana. La importancia de la familia en la educación y enseñanza de los niños y niñas es crucial y no se debe trasladar toda la responsabilidad a la institución escolar. Escuela y familia se deben colaborar.

El alumnado actual es parte de lo que llaman “generación posmoderna”. En la postmodernidad la escuela está inmersa en un mundo más hostil, en una sociedad violenta, competitiva, donde el triunfo del capitalismo neoliberal, perenniza el presente y la vida no vale.

Las causas extrínsecas al centro no son las únicas generadoras de disfunciones en la convivencia. La institución escolar genera también violencia y tiene la responsabilidad de organizar el centro, cumplir y hacer cumplir ciertas normas, el currículum explícito e implícito, ciertas formas de evaluación; la pretensión de estandarizar al alumnado, sus capacidades y sus expectativas.

Hay quienes ponen el énfasis en la dimensión psicológica del problema, enfocando su comportamiento y tratamiento de manera individual, como programas de intervención en la modificación de la conducta y habilidades sociales, según ciertas teorías psicológicas.

En los centros escolares se busca propiciar programas de prevención o de mediación. Pero es necesario plantear alternativas que informen a los sectores que conviven en los centros escolares de que la violencia no es un fenómeno coyuntural, sino estructural y que sólo desde las mismas estructuras sociales se puede poner remedio. Esto sería un primer comienzo para considerar la importancia de tener otra mirada hacia el contexto social y económico.

La base de la sociedad es su diversificación y que hay que aceptar una escuela, también diversificada, compleja y por lo tanto problemática. Es la escuela el espacio de encuentro de lo diverso, de personas “diferentes”. La institución escolar es un espacio de lucha social.

En la formación de las personas, en el seno de la institución escolar, debe asumirse una perspectiva más social y comprometida, alejada de los abstractos planteamientos de la calidad total o de la excelencia, e interesada en la inclusión social, en la educación de personas que desde la participación activa y real, posibiliten un futuro más solidario, consolidando unas relaciones de convivencia más horizontales, más democráticas.

En los centros escolares hay que formar personas conocedoras de sus derechos y del respeto a las demás. La institución escolar debe mostrar a los educandos, otras realidades sociales que, teniendo escalas de valores diferentes, también luchan por una sociedad más justa y más solidaria. La escuela es un espacio político en el que el profesorado y el alumnado establecen unas relaciones de asimetría, con derecho a participar, discrepar, transformar, aprender a vivir y a compartir el poder o cuestionarlo. Pero ambos actores se necesitan.

Conviene que en la institución escolar, tanto el profesorado como el colectivo de alumnos y alumnas, compartan responsabilidades y autoridad. Sin embargo, la relación es asimétrica y se expresa de diferentes formas: además del número, más alumnado que profesores, está la relación del saber en la que el profesorado tiene legítimamente “el poder”. Lo mismo ocurre con las diversas responsabilidades del profesor y profesora, las cuales son manifiestamente más de estos y de diferente signo que las de los alumnos.

La asimetría no es excluyente, sino que está mediada por la igualdad democrática.

No se debe legitimar el dominio de unos sobre otros. Es necesario buscar mediante la reflexión, la ilustración y la acción, una relación democrática –profesorado y alumnado- que buscando mecanismos, de orientación y autorregulación, puedan diluir y disolver la relación vertical de poder en una mayor igualdad democrática oprimir, sin reprimir y sin manipular.

La escuela debe generar, facilitar y promover tiempos y espacios para dialogar y discutir, analizar y reflexionar sobre las acciones impulsivas y las actuaciones violentas. No se construye la convivencia, si se perfilan formas de interacción basadas en el desconocimiento del otro, la exclusión social, la legitimidad de la violencia como medio de resolución de conflictos, la baja credibilidad en la justicia y en el sistema estatal, lo que impide la conformación de un tejido social que permita aportar al desarrollo social de la región y el país.

El Salvador ha vivido los embates de la guerra civil y posteriormente el auge delincuencial que impone extorsiones, secuestros, drogas y muerte. Lograr una buena convivencia social y, por ende, escolar es una titánica tarea que no puede seguir siendo postergada.

 

Santa Ana, 17 de mayo de 2013

……………………

Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), licenciado en Psicología, y en Educación y master en Educación Superior; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, en Santa Ana.

PERSPECTIVAS DE LA JUVENTUD EN EL CONTEXTO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 16-08-2013 en General. Comentarios (0)

PERSPECTIVAS DE LA JUVENTUD EN EL CONTEXTO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Ismael García C.

 

Desde la cátedra de Psicología Educativa III, en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, invitamos a dos ponentes a abordar el tema Perspectivas para el Proyecto de Vida de la Juventud en el contexto de América Latina y El Caribe.

La primera ponencia estuvo a cargo de Roberto Cañas López, quien fuera miembro de la Comisión Política Diplomática y del Consejo Nacional del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y de la Comisión de Negociación que firmó los Acuerdos de Paz en 1992. Roberto Cañas es graduado de Licenciatura en Economía de la Universidad de El Salvador, tienen un postgrado en Formación de Investigadores Educativos del Harvard Institute For International Development, y es Maester en Administración de la Educación, de la Universidad Latina Costa Rica. Ejerce la docencia, ha desempeñado importantes cargos en universidades y es autor de varios libros.

La segunda ponencia fue ofrecida por Paul Fortis, quien nació en Tejutepeque, El Salvador, en 1949. Estudió Licenciatura en Inglés de la Universidad de El Salvador. Estudió licenciatura en lingüística en la Universidad de Carleton, en Ottawa, Ontario, Canadá; estudió una maestría en literatura española, en Carleton. Estudió doctorado, Ph D. en Literaturas Hispánicas en la Universidad de Toronto, Lic. en Traducción Inglés Español, Toronto, Ontario. Ha escrito teatro, poesía y cuento. Ganó varios juegos florales. Es analista político internacional. Es referente político diplomático del FMLN en Ottawa, Canadá.

Se contó con la presencia en la mesa de honor del c.Dr. Raúl Ernesto Azcúnaga López, Decano de la Facultad Multidisciplinaria de Occidente, y del ingeniero Virgilio Zamora, Vicedecano. El decano recordó que Salvador Allende señalaba que: “Ser joven y no ser revolucionario, es una contradicción hasta biológica”.

Roberto Cañas destacó que muchos jóvenes universitarios salvadoreños de los años setenta y de los ochenta del siglo XX, se entregaron a la lucha revolucionaria y la convirtieron en su proyecto de vida, el cual mantienen sin armas, como un esfuerzo de mejorar el país en el cual vivimos. Pero en investigación desde la cátedra, ha encontrado jóvenes universitarios, que interrogados sobre el sentido de su vida, responden: no sé, no lo he pensado, me vale, amerita una gran fumada.

El mundo globalizado está en crisis, persiste la pobreza, el desempleo y los empleos precarios. En América Latina ocurren desigualdades etáreas, de género, territoriales, de raza, de etnia, de educación y de salud, de acceso al trabajo y a recursos. Hay transmisión intergeneracional de pobreza, marginalidad y exclusión. Los jóvenes sufren los mayores porcentajes de desempleo y empleo informal, migración y muerte violenta. En El Salvador los jóvenes son la mayoría.

La educación no asegura empleo ni estabilidad. Los grupos sociales más desfavorecidos tienden a reprobar sus estudios. No todos los jóvenes concluyen el bachillerato e ingresan a estudios superiores, la mayoría se incorpora pronto al mercado laboral, pero no es fácil encontrar empleo, los trabajos son cada vez más precarios y la “flexibilidad laboral” o sobreexplotación, es impuesta por los organismos financieros internacionales. Centenares de miles de jóvenes no encuentran empleos durables o adecuados a su calificación profesional y deciden migrar. En niveles más bajos, hay deserción escolar debida a la urgencia por trabajar. Los graduados universitarios se forman más de lo que los empleos ofrecidos requieren. No se cuenta con un trabajo decente: productivo, con remuneración justa, seguro, con protección social, que permita el desarrollo personal y social, libertad de expresión, organización y participación, igualdad de oportunidades y de trato. Los jóvenes sufren violencia de pandillas y violencia institucional.

Los jóvenes entre los 18 y 30 años, quieren conocer y afirmar su yo. La mayor parte de ellos viven con sus padres[, o solos, pero dependen de ellos. Los jóvenes aspiran a relaciones auténticas, pero se limitan a la excitación sensorial. Prefieren lo lúdico, las diversiones, acatar modas y mensajes de los medios. Elijen sin bases morales o legales. Experimentan sin prever las consecuencias. La mayor parte de embarazadas son menores de 20 años.

Durante la infancia sus deseos y expectativas son suplidos, y sobrevaloran su satisfacción subjetiva. En la adolescencia desarrollan dependencia del grupo. Actúan superficialmente, sin sentido del límite y de la realidad. Muchos viven la juventud como finalidad en sí, sin tomar decisiones para volverse adultos productivos, profesionales, competentes, responsables de un proyecto de vida determinado.

La mayor parte de los adolescentes (18-22 años), viven la pubertad y la adolescencia sin dificultades. La situación de los post-adolescentes entre los 22 y 30 años, es ahora más subjetivamente conflictiva, antes eso ocurría en la adolescencia. Al enfrentar errores y fracasos, el sentido de sí mismo es confrontado y puede suscitar estrés y frustración y por ello reaccionan con violencia. Esto puede generar baja autoestima y una actitud anti-institucional o anti-social.

Los post-adolescentes tienen un pensamiento narcisista, egocéntrico, sin considerar lo social, lo cultural y lo moral. A algunos les cuesta desarrollar una conciencia histórica y asumir compromisos, pues viven cómodos en lo fortuito. Son impulsivos, vanos, no se autoevalúan y eluden esforzarse intelectualmente. Su voluntad puede ser lábil y frágil. Les molesta ser interrogados y evaden la realidad. La acción les ayuda a descargar tensión.

La publicidad incita a estar a la moda, al exhibicionismo, a la posesión de nuevas tecnologías. Les atrae el exhibicionismo y banalizan la sexualidad. Visitan páginas web pornográficas y viven una sexualidad narcisista e imaginaria que refleja la incapacidad de tener pareja. Los jóvenes se creen libres al no comprometerse sentimentalmente y prolongan el celibato. A los 35 años no se consideran preparados para comprometerse.

Los jóvenes tienden a someterse a la publicidad que manda satisfacer los deseos inmediatamente. La estructura política se apoya en el mercantilismo y promueve el consumismo. No importan la persona y el bien común, sino el costo y el beneficio. Muchos jóvenes se apropian de música, ropa y películas, incluso en puestos de venta ilegal o pirata.

Música, ropa, entretenimientos, la baja integración o la desintegración, tatuajes, grafittis, agresiones entre pandillas, desafían al orden social. Los mensajes virtuales, sin puntuación, con abreviaturas, y otros excluyen a los mayores.

Los medios, los videojuegos y el Internet ofrecen un mundo virtual, sin contacto con la realidad que los delude y deprime. La vida cotidiana, la información y la formación de los jóvenes ocurre durante más tiempo ante la TV, la computadora, celular y videojuegos que ante libros y revistas, y que el estudio y la convivencia personal. La posesión o no de esas máquinas, marca distancia entre clases y estratos sociales, ya no se organiza sólo en relación a la calidad de la vivienda y el barrio. En los sectores medios y altos, los adolescentes y los jóvenes gozan de mayor autonomía, accesos intensos y flexibles a información y entretenimiento diverso e interactividad mediática. Antes los jóvenes se emancipaban a través del trabajo, el estudio y el matrimonio. Ahora, por la conectividad y el consumo. Se multiplican las adicciones a las tecnologías comunicacionales, a las drogas, a la satisfacción informal o ilegal de las necesidades. Predomina lo transitorio, la apropiación flexible de recursos heterogéneos. Las decisiones más importantes se toman valorando la satisfacción momentánea o las expectativas a corto plazo.

La familia es un referente central, de elevado nivel simbólico, pero ya no está generalizada la familia nuclear fundada en el matrimonio por amor, que forma a los hijos hasta su mayoría de edad y su independencia. Puede tratarse de una familia a cargo de la madre; de una familia extensa; o una familia cuyos miembros migrantes envían remesas a los suyos.

La actividad política pierde crédito ante los jóvenes si no persigue el interés general y sólo sirve para elegir a los gobernantes.. Pero los jóvenes son generosos y solidarios. Aunque el contexto social no promueve la responsabilidad social, los jóvenes se comprometen con ciertas causas y rechazan la violencia, el sectarismo y el terrorismo. Pero tienen menos referentes sociales y sentido de pertenencia que sus antecesores.

Paul Fortis señaló que los jóvenes pueden asumir un rol de protagonismo social y que pueden organizarse para que contribuyan al bienestar general, formándose políticamente e interpelando a los gobernantes, para aportar a la transformación del mundo.

El neoliberalismo y la sociedad de consumo promueven el individualismo, el menosprecio a la soberanía nacional. Se requiere ir desde la caridad y el asistencialismo a la justicia, a los deberes y a los derechos ciudadanos. El respeto y apoyo a la familia, la educación, la inserción social y profesional de los jóvenes, al medio ambiente, la justicia y la paz, se aprenden en el compromiso solidario y en proyectos comunitarios. La situación mejorará con políticas públicas juveniles definidas con aportes de los jóvenes, priorizando sus derechos económicos, sociales y culturales, minimizando la pobreza, la vulnerabilidad y la exclusión social.

Los estudiantes chilenos, son un buen ejemplo de jóvenes latinoamericanos que siguen luchando por su derecho a educación gratuita por parte del Estado, pese a la testarudez de los mercaderes de la educación y de cualquier otro bien social que se apropian en su beneficio. Las políticas de juventud deben ser revolucionarias e inclusivas, con liderazgos juveniles, hacia el buen vivir.

 

Santa Ana, 8 de mayo de 2013

……………………..

Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), licenciado en psicología, licenciado en educación y Master en Educación Superior, trabaja en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la UES en Santa Ana.

DECONSTRUCTIVISMO

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 16-08-2013 en General. Comentarios (0)

DECONSTRUCTIVISMO

 

Ismael García C.

 

Jacques Derrida (1930 – 2004),filósofo postestructuralista francés nacido en Argelia, en 1930, hijo de una familia judía.Estudió filosofía en la Escuela NormalSuperior de Paris de 1952 a 1957, una de las instituciones más prestigiosas yen donde Sartre y muchos más de los grandes filósofos franceses modernoscomenzaron su carrera. Líder del deconstruccionismo, movimiento querevela las inconsistencias del pensamiento moderno de Occidente. Se inició como profesor de filosofía en La Sorbonne en1960, en donde enseñó durante 4 años antes de formar parte de la Escuela NormalSuperior de París en donde sirvió cátedra de historia 20 años. En 1983 funda elColegio Internacional de Filosofía en París y es elegido como primer director,puesto que ocupará por dos años mientras que en 1984 es nombrado director deestudios de la Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales. En 1967 Jacques Derrida publica tres libros de gran calidad yde gran influencia: De la Grammatologie,L'ecriture et la différence, y La Voix et le phénomene., además de una célebre conferencia en el John Hopkins deEstados Unidos al lado de Jacques Lacan. Sutrabajo autoral es complejo y  fecundo,pues escribió unas 80 obras.  

Elorigen de la noción de deconstrucción viene del alemán Destruktion, un términoque Martín Heidegger utiliza en su célebre libro Sein und Zeit (en alemán: Sery Tiempo) publicado en 1927. 

Un concepto se construye a partirde procesos históricos y acumulaciones metafóricas, mostrando que lo claro yevidente dista de serlo, pues los conceptos están sometidos a condicionanteshistóricos, y a las paradojas de las figuras retóricas de la metáfora y lametonimia.

La deconstrucción es unmovimiento que desmonta lo construido para comprobar cómo está  ensamblado, a través de un exhaustivo análisisde sus partes, mostrando así sus y ambigüedades, absurdos y contradicciones. Alos diferentes significados de los textos se llega descomponiendo la estructurade los lenguajes en los cuales fue redactado. Los “significados” estánsostenidos por conexiones entre elementos del lenguaje e interaccioneslingüísticas.

Derrida “pone en duda que lalectura deba finalmente descubrir  la presencia de un sentido o una verdadoculta en el texto”.  La deconstrucción revela las inconsistencias de lostextos en conversaciones, en conferencias, en discursos. Alcanza lasincoherencias en los medios de transmisión, información y comunicación. Derridaen su obra, De la gramatología, considera gestos, reportajes y prácticassociales. Para Derrida la significación de un texto resulta de la diferenciaentre las palabras empleadas. Las diferentes significaciones de un texto puedenser descubiertas descomponiendo la estructura del lenguaje dentro del cual estáredactado.  

En la filosofía tradicional deOccidente (platónico-hegeliana), la obra literaria es considerada como unaenvoltura retórica, dotada de una totalidad de sentido. La deconstrucciónpropone la imposibilidad de que los textos literarios tengan sentido, laenvoltura retórica es todo lo que hay y por ello la obra de arte literaria esirreductible a una idea o un concepto. La deconstrucción niega a la obraliteraria el concepto de totalidad, pues el texto no puede ser aprehendido ensu globalidad.

Para el deconstructivismo elsentido es alegórico y carece de univocidad y de obviedad. Ante la dictaduradel canon plantea la democracia de la polisemia y de las infinitas lecturasposibles.

Para Derridaeste sistema es logocéntrico. El logos es el origen y fundamento de todaverdad, es el pensamiento que se presenta como la conciencia de uno mismo. Elproblema del logocentrismo es su repercusión dentro de un etnocentrismo europeoy occidental, lo cual provoca que se manifieste como extensión mundial de laracionalidad técnica y científica. Para Derrida el pensamiento occidental estácaracterizado por un imperialismo y un etnocentrismo histórico, la metafísicaes una comprensión del sentido del SER como presencia permanente y manipulable.

Unlenguaje está formado por fonemas, por unidades fonéticas sin sentido por sisolas, pero que lo producen combinados. Tanto en su libro De la Grammatologiecomo en otros, Derrida señala que la significación siempre hace referencia aotros signos. La escritura es considerada tradicionalmente como un suplementoartificial de la palabra, como un significante de un significante. Al procesode espaciamiento en el tiempo y en el sistema de rastros, Derrida lo llamaarqui-escritura. Al hacer referencia a diferentes significantes se entra en unaespiral que no acaba de hacerse referencias. Al terminar un enunciado, no somoslos mismos que cuando lo iniciamos. Lo que decimos sobrepasa siempre lo quecreíamos querer decir. La arqui-escritura es una noción generalizada de laescritura que se refiere a la forma en la que aquello que es escrito sólo esposible si se considera que existe un desfase de significados. Este desfase, enconjunto con la posibilidad de ir más allá de lo escrito nos lleva a lo quealgunos han clasificado como el más famoso de los neologismos: la différance.

Ladifférance implica el desfase, el retraso, la desviación de la mediacióntemporal que existe en la arqui-escritura, en términos de lo hablado y loescrito. Lo que distingue a la différance de la différence es lo inaudible, esdecir lo escrito. El término de différance no puede ser descritoexhaustivamente, el mismo Derrida dice que no se trata ni de una palabra, ni deun concepto, además de que su significado cambia dependiendo del contexto. Ladifférance está implícita en la arqui-escritura y en esta noción generalizadade la escritura que rompe con la lógica del signo.

Paraarqui-escritura, el signo se refiere a más signos, y estos a otros, hasta elpunto de no poder llegar al referente definitivo. Para Derrida, la escritura, osus procesos, como la différance y la arqui-escritura, son ubicuos. Tal como unfragmento de algo escrito no puede explicar el significado de cada palabra, lomismo sucede con la palabra.

La deconstrucción no es un métodode interpretación ni tampoco un arma de debate. Las obras sometidas a ladeconstrucción aún siguen vigentes.  

En relación a sus Espectros deMarx, comentaba Derrida: “El tema tan repetido de que el marxismo ha muerto yque el comunismo quedó enterrado es un discurso antimarxista, maníacotriunfante, que grita victoria demasiado fuerte para acallar la inquietud, laangustia, como síntoma de que no todo va tan bien en lo que se veía comotriunfo.” Considera a Marx un  filósofo, cuyos motivos no han muerto ysiguen abiertos a futuro, así como también tiene motivos tradicionales. “Milibro es un saludo al Marx de ayer y de mañana y es también sudesconstrucción…”

Se debe llevar la deconstruccióna lo social, a la política, a la economía, a la cultura. Deconstruir el sistemaes desmontar los discursos del poder, mostrar sus absurdos, sus abusos, suscontradicciones, hacer ver lo malo que genera. No se trata de ir contra elsistema desde fuera, rechazando sus métodos directamente mediante la violencia.Se debe mostrar públicamente todo lo que es moralmente inaceptable e injusto. Se han desarrollado, enriquecido y fortalecido losprivilegiados en la estructura económica, social y política. Por el capitalismodesmedido hoy muchos países padecen el descontento de las mayorías pobres. Es necesarioaunar esfuerzos para deconstruir el “desarrollo”, que solo ha sido parabeneficios particulares.

Espero que estas limitadasconsideraciones sobre el aporte de Derrida y el deconstructivismo, permitan allector contar con más herramientas conceptuales – aun siendo imperfectas –,  para continuar cuestionando y criticando elmundo en el que vivimos y la distancia que hay entre lo que pensamos y lo quehacemos por mejorarlo.

 

Santa Ana, 3 de mayo de 2013.

……………………

Jorge IsmaelGarcía Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral deOccidente (GATO), licenciado en Psicología, y en Educación y master enEducación Superior; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de ElSalvador, en Santa Ana.