JORGE ISMAEL GARCÍA CORLETO Y SU OBRA

MUNDO INCLUSIVO

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 17-08-2013 en General. Comentarios (0)


 

MUNDO INCLUSIVO

Ismael García C.

Nuestra vida es como un largo tren que corre por un paisaje inmenso y extraordinariamente hermoso que va cambiando constantemente o puede ser un viaje monótono a través de un árido desierto; podemos aceptarla y gozarla pese a las dificultades o vivir lamentándonos todo el camino y todo el tiempo.

Nuestra actitud es muy importante a la hora de decidir si queremos estar bien o si queremos estar mal, aun cuando las condiciones no sean siempre favorables.

No se puede estar dando vueltas en mundo incierto, patinar sobre el mismo terreno sin avanzar, vivir artificialmente sin ninguna razón legítimamente humana para vivir.

Las personas en particular, y los colectivos sociales, tenemos derecho a tener esperanza, a contar con posibilidades de realizar cambios para mejorar nuestras condiciones de vida material, para incrementar nuestros conocimientos y atender mejor las necesidades relativas al espíritu.

Las personas reclaman y merecen oportunidades de desarrollarse, de encontrarse y de conocerse a ellas mismas, en condiciones de equidad, justicia y de libertad.  

Las personas no pueden vivir solo de promesas ni permanecer en un continuo sacrificio, sacrificándose siempre las mismas, mientras un sector minoritario de la población, una elite que goza de todos los beneficios de la productividad, sigue ocupando sitiales increíblemente ricos y afortunados, y solo sus más fieles servidores gozan de condiciones muy cómodas.

Hay millones de personas que batallan día a día, en rutinas extremadamente fatigantes por llevarse a la boca un bocado que en realidad no es alimento y viven en general en condiciones paupérrimas, infrahumanas.


Quienes se solazan en sus millonarias riquezas y quienes establecen las políticas públicas como los más elevados niveles del gobierno y sus asesores, no toman en cuenta las necesidades reales de una población que vive en un mundo en desarrollo, en el que las disparidades sociales y económicas crecen desbordadas cada día más, no lograrán que las personas acepten vivir siempre acríticamente y en extrema sumisión. La violencia no debe formar parte de la convivencia diaria, en ningún ámbito, ni siquiera con el pretexto de mantener el orden.

Vivimos en un planeta diverso en el cual aún perviven formas de explotación del humano por el humano. Esto no podemos aceptarlo ni permitirlo. Debemos trabajar siempre desde cualquier rincón del planeta por ofrecer lo mejor de nosotros a la erradicación de la pobreza, de la violencia, de la discriminación, del analfabetismo, de toda forma de exclusión y de explotación humana.

El viento está a favor de los pequeños decía una canción de Silvio Rodríguez, décadas atrás. Bullía en la voz del cantor cubano un deseo de que la posibilidad de ser libres pudiera ser compartida con los demás pueblos de la región.

La ministra de defensa de Ecuador, María Fernanda Espinosa Garcés, académica y escritora, que ha destacado internacionalmente, señala que debido a los avances que se están dando en América Latina y el Caribe, estamos llegando a construir un mundo al revés como debe ser, un mundo que está dando oportunidades a los desposeídos.

Es necesario dignificarnos, mejorar nuestro discurso y que nuestras obras sean el mejor testimonio de lo que pensamos, que todos y cada uno de nosotros, hagamos uso de prácticas inclusivas y que no sólo concibamos la democracia como ejercicio del sufragio, como un ejercicio electoral que brinda más votos a quienes tuvieron mayores posibilidades de inversión para costear el servicio publicitario del aparato mediático, solo para hacer sucesiones legales, mas no sustanciales.

Muchos connacionales viven admirando todo lo extranjero al extremo de llegar a adoptar culturas foráneas sin cultivar nada de la propia, sin desarrollar la identidad cultural y someterse a los designios del imperialismo económico. Esas mismas personas no entienden el internacionalismo, ese interés por ayudar a construir un mundo más humano para todos, independientemente de nuestra nacionalidad de nacimiento o de nuestro origen social y económico.

Toda persona adulta busca tener independencia económica y esto se logra con un trabajo digno, el derecho de poder optar por una determinada actividad laboral, de estudios, de inversión, de proyección. Pero obtener un empleo es muy difícil.

En realidad no vivimos en un mundo que nos ofrezca muchas oportunidades a la generalidad de la población mundial, no obstante, es el único que tenemos y eso nos obliga a integrarnos a él, lo cual no debe significar estar cómodos con una situación desventajosa para nosotros, sino ir avanzando en un proceso de transformación social que nos beneficie a todos los seres humanos.

Las decisiones que tomemos no siempre resultarán acertadas, pero así como gozamos del éxito también debemos asumir los costos económicos, sociales y psicológicos que el fracaso nos trae. Y si nos equivocamos, lo cual es muy posible, debemos estar prestos a reparar el daño que nuestras acciones acarreen a otros y a nosotros mismos.

Los cambios que nos beneficien, una vez consolidados, deben tener continuidad, pues no se trata de pasarse la vida en puro ensayo y error, en un a ver que sale, improvisando, por instinto, por corazonadas, o como sea que le llamemos a la falta de un proyecto.

Debemos tener un plan como región, como país, como organización, como familia, como pareja, como personas cada uno de nosotros. En la medida que sepamos reconocer nuestras realidades, producto de un diagnóstico, de un autodiagnóstico, de una consulta popular, podremos planificar nuestro porvenir con objetivos y metas claras.

Ese mañana mejor es posible y nosotros podemos seguir impulsando su marcha, asumiendo la responsabilidad social que nos corresponde; los poderosos lo han deteriorado y depauperado mucho, pero también nosotros lo hemos maltratado.

El mejor testimonio que podemos dar de nuestro paso por este mundo serán nuestras obras, entendiendo que con esto no ganaremos el cielo, pero le habremos dado a los demás la oportunidad de concretar sus sueños, de volver posibilidad el mundo de bienestar social que soñamos para nosotros mismos.

Que nuestra descendencia, nuestros sucesores todos y todas, tengan la posibilidad de continuar con un proyecto visionario que les de satisfacción y orgullo de ser herederos de ese mañana que será mejor que nuestro hoy.

 

Santa Ana, 9 de agosto de 2013.

 

……………………


Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), licenciado en Psicología, y en Educación y master en Educación Superior; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, en Santa Ana.

CUIDANDO NUESTRA SALUD - Segunda parte

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 17-08-2013 en General. Comentarios (0)

CUIDANDO NUESTRA SALUD

 

– Segunda parte -


 

Ismael García C.


Mi permanencia por unos días en el hospital, ante la crisis hipertensiva que presenté, me permitió darme cuenta de que aún dentro de los nosocomios, el paciente o sus parientes, deben permanecer en estado de alerta ante el manejo que se da a la salud propia o de los seres queridos.

Hago mención de esto, pues en esos pocos días observé y me fueron relatados varios eventos que podrían tipificarse como simples errores humanos, pero que también ocurren por negligencia en el cumplimiento de las labores, falta de ética profesional y escasos controles administrativos para minimizar la ocurrencia de tales situaciones.


En esas conversaciones que se tienen con los otros pacientes y sus visitas, desde la cama que nos ha sido asignada, la esposa de un compañero docente, contaba que a una tía de ella, le entregaron pastillas de un conocido vermífugo como tratamiento para que se controlara la presión sanguínea, cuando fueron por ella a sacarla de un hospital, y que afortunadamente leyeron a tiempo las especificaciones del medicamento recibido. ¿Cómo le habrá ido a la persona que consultó por parásitos cunado se encontró con medicina para regular la presión?

Refería además la señora, que unos años atrás un laboratorio clínico emitió unos resultados alarmantes del examen de una muestra de sangre de su hijo de cuatro años y que la doctora a cargo, muy preocupada por restablecer la salud del niño, quería internarlo con urgencia para administrarle transfusiones de sangre y preservarle la vida. Como la madre no creyera tal situación, pues ella observaba a su hijo jugar normalmente muy activo y lleno de energía, pidió otro examen y con eso evitó poner en peligro la vida de su hijo.

 

La misma señora contaba que una de sus hermanas había muerto porque una fundación de ayuda a la salud, apoyada por unos médicos extranjeros que hacían misión en nuestro país, le recetó un medicamento erróneo y desfasado a su hermana y se sospechaba que tal medicamento la mató, pues repentinamente había presentado severos daños a su salud, especialmente en el hígado, tras un tiempo de haber estado tomándolo.


¿Por qué no demandaron?

 

La respuesta fue y es la esperada: son una familia católica, que apoya en la catequesis, y no quieren verse envueltos en litigios ni otras situaciones de ese tipo.


Y entonces uno se pregunta, cuántos más dejarán pasar atropellos contra su vida y de los suyos por simple buena fe, sin defender sus legítimos derechos.    

 

Alguien podría pensar que lo que me relataban eran puras leyendas urbanas relacionadas con la profesión médica, las paramédicas y demás relacionadas con la salud, como las conversaciones que surgen en las velaciones de quienes nos anteceden en el viaje al más allá.

 

Pero también pude observar que algunos medicamentos no eran suministrados a la hora que correspondían a más de algún paciente, incluido yo.

 

También tuve a la vista una viñeta de esas que les ponen a los pacientes que van ya en camilla hacia la sala de operaciones con la anotación de pie izquierdo corregida por mano izquierda con el mismo bolígrafo, porque la parte que iban a operar era la mano izquierda.


Por cierto, el paciente chalchuapaneco que nos relataba lo de la viñeta equivocada, es amigo de la muchacha a cuyo padre, en un sonado caso ocurrido en El Salvador, le amputaron la pierna sana y tras la equivocación y la presión popular ante la misma, los médicos debieron luchar por salvarle la pierna que originalmente le cercenarían. Con más esmero aún tendría las dos piernas.

 

También supe de la hija de un compañero que estaba en el hospital en los mismos días que yo, una semana atrás ingresó por una hemorragia que la había llevado a un peligroso estado de anemia y que, por confusión de nombre con otra paciente, le dieron el alta sin haber recibido el tratamiento, mientras su homónima se quedaba internada. La joven víctima del descuido salió penosamente del hospital, apoyándose y descansando sobre la marcha en los arriates del hospital, con su salud en peligro, llevada por sus familiares. No pasaron dos días sin que se desmayara en el baño de su casa y se llevara un golpe que la puso de nuevo en el hospital. Afortunadamente volvió a tiempo de tener posibilidades de recuperarse.


Esto no se trata ya solamente de los molestos errores de escritura de un nombre, de la bulla que mantienen enfermeras y otros en momentos en que los pacientes debe descansar y solo se preguntan qué pasó con los famosos rótulos de “silencio hospital”.


La prevención de las enfermedades y la atención de nuestra salud, no consisten sólo en sobrevivir a las enfermedades y a los accidentes, sino también en afrontar las deficiencias de un sistema de salud que adolece de fallas, pues no está siendo atendido con la eficiencia que se requiere y esto nos obliga a poner un alerta para que las anomalías se corrijan.

 

Ahora, estoy terminando la convalecencia y me preparo para volver al trabajo tras las vacaciones agostinas, esperando adaptarme pronto al ajetreo y al estrés que retomar las labores significa, esperando seguir bien el tratamiento externo, desempeñarme con eficiencia y procurar mantener mi paz interior y mi optimismo, para tranquilidad propia y de mi familia y garantizar un servicio de calidad para aquellos a quienes sirvo.


Santa Ana, 3 de agosto de 2013

 

…………………


Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), licenciado en Psicología, y en Educación y master en Educación Superior; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, en Santa Ana.

CUIDANDO NUESTRA SALUD

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 17-08-2013 en General. Comentarios (0)

CUIDANDO NUESTRA SALUD

        

Ismael García C.

 

La salud es un preciado bien, el cual no se mantiene si no la cuidamos como corresponde, sobre todo si consideramos que vivimos en unas condiciones de mayor contaminación que aquellas en las cuales vivieron nuestros antepasados.

La salud de la población es un derecho y una responsabilidad estatales, que requiere gran atención por parte de las autoridades a quienes les corresponde esta cartera de estado.

Una gran cantidad de las personas que conformamos el colectivo social y trabajamos en instituciones públicas y en empresas privadas, tenemos problemas crónicos de salud y requiere disciplina seguir al pie de la letra las prescripciones que no ayuden a conservar el relativo bienestar que logramos siguiendo el tratamiento que más convenga de acuerdo con los procedimientos médicos.

A los médicos le iría mucho mejor en su capacidad de predecir, controlar y erradicar las enfermedades si los pacientes fuésemos buenos colaboradores de la labor que ellos realizan.

Cuando el presente siglo iniciaba descubrí que padecía de hipertensión desde años atrás, cuando al pasar consulta por cansancio extremo, la médica a cargo de Bienestar Universitario me refirió al Instituto Salvadoreño del Seguro Social para que me siguieran un proceso de observación hospitalaria y resultó que tenía hipertrofia ventricular izquierda. Esa noche de un día viernes me quedé en observación en el ISSS y al lado mío estaba la cama de Domingo, un aficionado al fútbol que se pasó toda la noche hablándome de sus hazañas futbolísticas, en las canchas de algunas colonias periféricas, mientras yo trataba de dormir para soportar mejor mi primer gran susto con la hipertensión.

No fui muy bueno para seguir los tratamientos, pese a ello aún hoy escribo sobre esos acontecimientos y los actuales que me tienen escribiendo acá en el pabellón de hombres de Bienestar Magisterial en el hospital San Juan de Dios de la ciudad de Santa Ana.

Ni ayer sábado ni hoy domingo me hizo compañía aquí ningún Domingo para que contará sobre sus preferencias futbolísticas internacionales y como había continuado tras haber pasado más de una década cosechando hazañas deportivas.

Presenté fiebre y no había ningún antipirético, por lo que mandaron a bañarme. Por supuesto que me aseguré mis acetaminofén.

Dos de los empleados del ISBM se equivocaron al escribir mi nombre, así le pasó a la doctora encargada de la recepción de pacientes en el hospital, que siendo mi nombre Jorge había anotado José. Las enfermeras de la estación me gritaban desde sus escritorios para preguntarme mi nombre correcto y otros datos. En la autorización para entrar a visitarme al hospital me pusieron apellido Garia.

Es evidente que aún se puede mejorar más el sistema de salud que ofrece el ISBM, pero también es evidente que han hecho mucho los compañeros docentes involucrados en la conducción por ofrecer un buen servicio.

Mi amigo Maklin, le habló a Coto el Director para solventar que me hacía falta actualizar mi tarjeta de afiliación, una vez demostrado que  soy cotizante.

Es mucho mejor la atención si el sistema de salud que te atiende es aquel en el cual cotizas, pues los hospitales del servicio público aún responden con gran lentitud cuando se les solicita atención en una emergencia, como no prestarle suficiente atención a un padre que lleva a su hijo con sospechas por envenenamiento con raticidas. En todo lo que reaccionan un niño puede morir.

Pasar la noche en el hospital no es fácil pues se escucha mucha bulla, carritos de medicamentos y otros que se arrastran, gritos de pacientes que sufren dolor.

No faltó una enfermera que me hablará a medianoche de las bondades del ajo en tabletas de la más alta calidad, especialmente de la marca ¨aybuey¨, en presentación de 200 unidades por frasco, a un promedio de 20 dólares.

Los médicos se comportaron muy bien, atentos, amables, dedicados a su labor.

Estar hospitalizado no es agradable, hay que ser realmente paciente, pero ayuda mucho que quienes te atienden sean personas muy profesionales y muy dedicadas a su labor.

También personas desconocidas de una iglesia evangélica, de la Toby local, que llegaron a rogar por mí, por mi salud, por la salvación de mi alma.

Por supuesto que mis familiares más cercanos se han preocupado bastante por mi salud, me han estado llamando y visitando, insistiendo mucho en que debo pensar más en mi salud. Y de manera similar ocurre con los pacientes con los que compartí incidentalmente un pequeño espacio y un momento en este hospital. Desde aquí mi agradecimiento para mi esposa, mis hijos, mis hermanos y mis amigos. Por de pronto que mi jefes, subalternos, colegas y alumnos aguarden mi regreso.

Santa Ana, 27 de julio de 2013

…………………

Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), licenciado en Psicología, y en Educación y master en Educación Superior; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, en Santa Ana.

RENDIMIENTO ACADÉMICO

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 17-08-2013 en General. Comentarios (0)

RENDIMIENTO ACADÉMICO


 

Ismael García C.

 

El estudio del rendimiento escolar se ha asociado al de igualdad y equidad de oportunidades educativas y sociales, ya que durante mucho tiempo se pensó que la escuela debería ser el instrumento mediante el cual la sociedad brindara mejoras y similares oportunidades a sus miembros para escalar la jerarquía social. Sin embargo, el rendimiento escolar no depende exclusivamente de las capacidades individuales, sino más bien está determinado por una serie de factores extraescolares, especialmente de origen social.

El rendimiento escolar se puede concebir como el grado de conocimientos que posee un estudiante de un determinado nivel educativo en una escuela. La institución educativa expresa ese grado cognitivo en la calificación escolar, la cual le es asignada al alumno por el profesor. Las diferencias de rendimiento entre los individuos son expresadas en una escala, en su mayoría numérica, cuyos extremos indican el más alto y el más bajo rendimiento. El rendimiento escolar es un nivel de conocimientos demostrado en un área o materia, comparado con la norma de edad y nivel académico. Los procesos de evaluación no proveen por sí mismos todas las pautas necesarias para mejorar la calidad educativa. Es necesario considerar también la influencia de los condiscípulos, el aula o el contexto educativo.

Aunque se están haciendo esfuerzos para retener en el sistema a la población, siguen utilizándose las metodologías y prácticas docentes homogéneas, a pesar de que los alumnos tienen diferente procedencia, antecedentes y sus respectivas capacidades y posibilidades de aprender. Así es imposible que el sistema escolar mejore en aprovechamiento y retención. Para explicar las deficiencias y fracaso del sistema educativo es común señalar la falta de capacidad e interés del alumnado, la irresponsabilidad y deficiente formación académica de los maestros, los métodos de enseñanza y las estructuras obsoletas.    

La escuela es una institución que sistemáticamente, presentando datos, imágenes, escritos y procedimientos, intenta aportar conocimiento, moralidad, saberes, prácticas técnicas y habilidades, a un grupo de personas. Conviene explorar la forma como se perciben las personas implicadas en la escuela y el significado que atribuyen a sus propias acciones en ésta. La escuela es una agente de socialización y de selección social. Las instituciones educativas están concebidas para alcanzar tanto fines sociales como fines individuales. La familia sienta las premisas educativas a través de la socialización primaria, que después la escuela desarrollará. La estructura interna del sistema escolar puede modificar la calidad de la influencia con el aporte del profesorado, programas y recursos didácticos. La escuela es una institución con objetivos y personal idóneos, una tecnología explícita y relaciones formales. La educación es asegurada por el Estado, como un medio para formar al ciudadano y para garantizar la conformidad de su comportamiento a la colectividad. Aunque orientado hacia la conservación, el sistema escolar, tiene alguna autonomía. La escuela transmite el conocimiento e inculca en el alumno la ideología de la clase dominante. La escuela es la primera experiencia de control social externa a la familia que el individuo encuentra. La función adaptativa de la escuela forma individuos insertables en la organización social.  

La escuela refleja la compleja realidad cultural de un tiempo determinado. La función primordial de la escuela es mostrar al individuo lo que la sociedad espera de él. El Estado utiliza a la educación como medio de transmitir la ideología. El maestro selecciona a los alumnos. El nivel de apreciación que el maestro haga del alumno contribuye a desarrollar en él, habilidades de auto-valorización o auto-desvalorización. El entorno abarca comunidad y sociedad, el medio social interviene en el rendimiento escolar ya que el alumno pertenece a diferentes estratos sociales, económicos, y culturales. Las instituciones educativas le ayudan al Estado a obtener control social en una sociedad desigual. Durkheim y Parsons decían que la educación tiene la misión de transmitir el conjunto de representaciones sociales de una generación a la siguiente y constituir en los individuos, egoístas por naturaleza una personalidad social orientada hacia el bien, la libertad y el deber.

La escuela brinda al estudiante la oportunidad de adquirir técnicas, conocimientos, actitudes y hábitos para el máximo aprovechamiento de sus capacidades y contribuye a neutralizar los
efectos nocivos de un ambiente familiar y social desfavorables.

El neoliberalismo exige profesionales calificados, así, quienes presentan desde la escuela problemas de rendimiento escolar, están perfilándose para ocupar trabajos menos calificados y de menor prestigio social, así como de baja remuneración.

El alumno sólo es considerado como un sujeto a ser formado intelectualmente por el entorno educativo sin considerar sus necesidades y limitaciones. Una vez dentro de la escuela deberá demostrar su aptitud hacia el trabajo y el profesor lo “calificará“, según cumpla tareas y se adapte a la dinámica constante, competitiva y selectiva que la escuela impone.

Es reprobado el alumnado que no logra obtener una calificación o un puntaje mínimo aprobatorio que le permita evidenciar dominio del conocimiento académico.

Se dice que deserta el alumno que se retira de la institución.

La definición de rezago intenta evitar la connotación negativa de atraso y retraso, y se refiere al alumno que se queda al margen respecto a su generación.

Eficiencia terminal es la relación cuantitativa entre los alumnos que ingresan y los que egresan.

La clase social, el estatus socio–económico, y el contexto ambiental se vinculan al fracaso escolar de ciertos sujetos, un resultado disfuncional del sistema educativo, que impacta en la
personalidad del alumno. El bajo rendimiento escolar constituye un fenómeno calificado y definido culturalmente en un momento histórico concreto y determinado. El marco sociocultural y la escuela son los agentes que definen el rendimiento, éste no existiría sin un contexto cultural normalizador y en un marco institucional que lo genera, califica y certifica.

En un contexto escolar, saturado de intelectualismo, hay cierta tendencia a asociar el fracaso con deficiencias en el rendimiento académico–cognitivo de los individuos.

La familia que ocupa un determinado estatus socio económico-cultural, y que pertenece a un medio ambiente concreto, ciudad, pueblo, barrio, etc., constituye un contexto extra-escolar, donde pertenece el alumno, y cuya influencia sobre su éxito o fracaso debe valorarse. Las ausencias o posesión de un diploma, los estudios de los progenitores, la actividad laboral de padre y madre, están ligadas al nivel de resultados del estudiante. La categoría ocupacional del jefe de familia, la categoría de ingreso así como las condiciones materiales de vida se toman como indicadores de la dimensión económica del origen social. Es importante el conjunto de pautas culturales que se proporciona al niño dentro del hogar. Para lograr asimilar los elementos culturales transmitidos por la escuela, se requiere contar con los instrumentos intelectuales y morales (valores y actitudes) de adquisición previa a la escuela que las familias con bajo nivel cultural no están en condiciones de otorgar a sus hijos. La riqueza sociocultural del contexto (correlacionada con el nivel socioeconómico) mejora el desempeño escolar de los estudiantes.  

Mientras un estudiante espera ser reconocido por su capacidad, en el salón de clases se reconoce su esfuerzo. Decir que se hizo gran esfuerzo implica poseer poca habilidad, lo que genera un sentimiento de humillación. Si se piensa que se fracasará escolarmente se está propenso a fracasar y se fracasará tarde o temprano, lo que recuerda el `efecto Pigmalión, es decir, una profecía de fracaso escolar autocumplida. Las expectativas de familia, docentes y los mismos alumnos con relación a los logros en el aprendizaje ponen al descubierto prejuicios, actitudes y conductas que pueden resultar beneficiosos o desventajosos en la tarea escolar y sus resultados. El rendimiento de los alumnos es mejor, cuando los maestros manifiestan que el nivel de desempeño y de comportamientos escolares del grupo es adecuado.
La inteligencia humana es un constructo utilizado para estimar, explicar o evaluar algunas diferencias en desempeño académico, modos de interrelación, proyectos de vida, talentos, calificaciones, resultados de test cognitivos, etc.

De acuerdo con la perspectiva conductual, una comprensión de la motivación del estudiante comienza con un análisis cuidadoso de los incentivos y recompensas en la clase.

La perspectiva humanista enfatiza fuentes intrínsecas de motivación como las necesidades que la persona tiene de “autorealización” (Maslow), la “tendencia de actualización” innata (Rogers y Freiberg), o la necesidad de “autodeterminación”.

Bandura, en su teoría cognoscitiva social, refiere que la motivación se considera como el producto de la expectativa del individuo de lograr una meta y el valor de esa meta para él
mismo.

Tienen valor predictivo las atribuciones que hacen las personas sobre sí mismas y sobre los demás respecto a la inteligencia. La inteligencia emocional es una forma de interactuar que considera los sentimientos, el autocontrol, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la  perseverancia, la empatía, etc. Estos configuran rasgos de carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, indispensables para la adaptación social. Deben considerarse las habilidades sociales para el éxito académico. Según algunos investigadores el mejor predictor infantil de la adaptación adulta es la habilidad social. En las instituciones educativas se realizan exámenes de ingreso de carácter cognitivo, considerándolos factores predictivos del futuro rendimiento académico de sus aspirantes, olvidando evaluar sus habilidades sociales.

Si las normas son flexibles y adaptables, son más aceptadas, contribuyen a la socialización, a la autodeterminación y a la responsabilidad por parte del estudiante, favoreciendo la convivencia escolar y el desarrollo de la personalidad; por el contrario si éstas son rígidas, repercuten negativamente, generando rebeldía, inconformidad, inferioridad.

En los niveles educativos medio y medio superior los estudiantes reflejan carencias en su formación y manifiestan dificultades académicas. Contrariamente a la tendencia tradicional de explicar el rezago educativo por la pobreza y gobiernos desinteresados en la educación, las acciones buscan mejorar los factores intraescolares, para ello, han diseñado programas que comprenden materiales y textos escolares, capacitación y estímulos para los docentes, infraestructura, fortalecimiento institucional, compromiso de la comunidad con el proceso educativo y canalización de apoyos destinados a las familias. Pero, por otra parte, el crecimiento de la escolaridad y sus mejoras no ha producido un cambio de la estructura de oportunidades, pues la clase superior establece nuevos niveles de titulación profesional, por encima de los que ha puesto al alcance de los las clases menos favorecidas.

 

Santa Ana, 19 de julio de 2013

……………………

Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), licenciado en Psicología, y en Educación y master en Educación Superior; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad  Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, en Santa Ana.

MUNDO TRASTOCADO

Escrito por jorgeismaelgarciacorleto 17-08-2013 en General. Comentarios (0)

MUNDO TRASTOCADO


Ismael García C.


La dialéctica estudia la contradicción como esencia de lo material. La contradicción es una categoría filosófica que expresa la fuente interna del movimiento, el principio del desarrollo. Las contradicciones dialécticas se reflejan en pensamientos, en conceptos y en teorías.

Vivimos en un mundo trastocado, donde las cosas ocurren al contrario de lo que se espera.

El estudiante destacado o el profesional más trabajador son rechazados por muchos de sus compañeros y colegas porque se les considera prepotentes, agrandados; mientras tanto se admira en demasía a quienes transgreden la ley y se muestran económicamente exitosos.

La policía de tránsito no previene accidentes sino que generalmente se dedica a poner multas por doquier, como si fuera los cobradores de impuestos de la época medieval.

Los policías se dedican a dar charlas de prevención de la violencia allí donde la violencia está enseñoreada y esperan que los profesionales de la docencia realicen las investigaciones de los hechos delictivos que ocurren en el entorno educativo.

Al que mejor trabaja se le ponen más responsabilidades sin remunerarle el exceso de trabajo, al grado de que lo agotan, y al que no trabaja se le da menos responsabilidades y gana lo mismo.

Son laureados los asalariados que tienen éxito con el concurso y el trabajo de otros; mientras son olvidados los emprendedores que sin recursos realizan heroicas labores día a día.

Se habla de los cargos públicos serán asumidos por quienes tengan los mayores méritos en el área de desempeño, pero se otorgan por confianza política, aunque los funcionarios sean incompetentes o negligentes.

Otorgan el premio nobel de la paz a aquel cuyo país se mete en guerras en todas partes mientras se estigmatiza a quienes luchan por los derechos humanos y las causas más nobles.

Se habla de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos, pero los países poderosos tratan de imponerles el sistema de gobierno y el gobierno que favorece su seguridad nacional.

Se habla de guerras preventivas como recurso para garantizar la paz.
A quien habla con sinceridad se le considera grosero u hostil aunque solo diga la verdad.

El criminal de guerra abraza la fe y casi se santifica viviendo en un paraíso sobre la tierra.

Se reconoce la libertad de creencias religiosas, pero hay de que aquel no crea en algún dios porque se le ataca continuamente.

Se habla de probidad y siempre se otorgan prebendas y regalías a las figuras de autoridad.

Se habla de justicia y se impone el desacato y el prevaricato.

Se impone el terrorismo mediático mientras que los periodistas que creen en la libertad de prensa son perseguidos, encarcelados y asesinados.

Limitan la democracia simplemente a votar y no promueven la participación política real
de las grandes mayorías. Los acuerdos que se toman no se cumplen.

Se dice que se reconoce la independencia de poderes del Estado, pero esto no es un hecho.

Los medios de comunicación y los contactos interculturales tienden a trastocar a las culturas
tradicionales, los valores y la identidad.

En sociología efecto Mateo es la acumulación de bienes, riqueza o fama, sintetizado por la frase «el rico se hace más rico y el pobre se hace más pobre». El evangelista se expresa así
en su parábola de los
talentos (Mt, cap. 25, vers. 14-30), destacando en el versículo 29, que al que más tiene más se le dará, y al que menos tiene, se le quitará para dárselo al que más
tiene. Se le atribuye el uso de este término por primera vez a Robert K. Merton en un artículo publicado en Science, y hace referencia a la perversión del Principio de No Autoridad; principio fundamental que afirma que la importancia y relevancia de una determinada afirmación, teoría o trabajo científico es independiente de la importancia, relevancia o estatus de su autor.

En Educación Keith Stanovich, psicólogo, habla de efecto Mateopara describir que los aprendizajes prematuros con éxitos tempranos en habilidades lectoras generalmente dan lugar a posteriores logros en lectura; mientras que fracasos en el aprendizaje de la lectura antes del tercer o cuarto año escolar anticipan problemas futuros en el aprendizaje de nuevas habilidades lectoras, debido a que los niños que fracasan en lectura, leen menos, aumentando la brecha entre ellos y sus compañeros. Posteriormente, cuando los estudiantes necesitan «leer para
aprender» sus dificultades lectoras obstaculizan el aprendizaje y se incrementa el abandono escolar.

En educación de adultos, los que tienen los más elevados niveles de educación primaria tienden más a continuar con sus procesos de formación y aprendizaje, incluso estudios superiores.

En divulgación científica, se refiere a la fama que adquieren los investigadores científicos eminentes, frente a los menos conocidos, por contribuciones equivalentes. Quienes ya han publicado sus investigaciones, consiguen con mayor facilidad fondos económicos, y que revistas científicas de primer orden publiquen sus trabajos.

A la inversa, según la Ley de Stigler en muchas ocasiones los hallazgos científicos no reciben el nombre del descubridor, como ocurrió con la distribución normal o gaussiana que fue descubierta por De Moivre o la Regla de oro de Fermi, desarrollada inicialmente por Dirac.

Se puede suponer que quizá la Ley de Stigler opera cuando por conveniencia de los intereses políticos en boga se le reconocen públicamente hechos meritorios a quien en realidad no los tiene. Así ocurre con la disminución de asesinatos en El Salvador, como resultado de la no agresión entre las maras, pues se le publicita como un éxito del gobierno.

Estados Unidos habla de igualdad y sigue siendo discriminador en su territorio y subordina a otros países, mientras los conceptos del multiculturalismo aseguran la convivencia entre los caucásicos pioneros y la sociedad multicultural mayoritaria. La filosofía norteamericana
incorpora a su pragmatismo un relativismo cultural cada vez más generalizado.

En Estados Unidos crecen más la religión musulmana y las etnias latinas. La moda, el arte
y los deportes ayudan a afirmar esta identidad, mezclando costumbres, religión, y comportamientos que antes reprimía, afirmando las diferencias culturales como legítimas. Los medios de comunicación en español crecen en audiencia y la preservación del castellano se vuelve una afirmación cultural, pese al inglés como idioma oficial.

Martín Luther King identificó la exigencia de igualdad del movimiento negro norteamericano y
crea las condiciones para la pluriculturalidad con la lucha anticolonial del Tercer Mundo.

Pero un sector de la población aún cree en la superioridad de los valores tradicionales que,
según ellos, forjaron el éxito económico y cultural norteamericano, lo cual permite que el neoliberalismo, más desmedido que nunca, nos mantenga en una prolongada crisis. Mientras la teoría afirma que los poderosos mercados neoliberales se autocorrigen, requieren multimillonarios salvatajes desde el gobierno.

Los revolucionarios de ayer, que se abrazaron a la causa en búsqueda de satisfacciones egoístas, una vez que han gozado de los beneficios y placeres que les puede brindar el poder, se convierten en los reaccionarios de hoy.

Por eso no resulta nada extraño que la cúpula de los partidos políticos que antes
abrazaron causas revolucionarias, favorezcan el culto a la personalidad de los líderes que siguen explotando el valor de la imagen que ganaron en la gesta libertaria y que a la vez se reconozcan en los que fueron sus contrarios, al grado de buscar codearse con los explotadores de siempre, caer en el arribismo, el malinchismo y aprender a seguir toda clase de estrategias pragmáticas y utilitaristas, con el fin de seguir ostentando el poder y detentando a sus semejantes.

Santa Ana, El Salvador, 12 de julio de 2013.

 

……………………

 

Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), es psicólogo, y educador; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, en
Santa Ana.