JORGE ISMAEL GARCÍA CORLETO Y SU OBRA

HONRADEZ

HONRADEZ


Ismael García C.

 

La honradez es una cualidad de la persona que piensa y obra de manera  justa,  recta  e íntegra.

 

La honradez implica apertura, confianza, sinceridad y transparencia, indica congruencia entre los pensamientos, palabras y acciones, lo cual inspira confianza.

 

La personada honrada actúa desinteresadamente, se sacrifica para dignificar a los otros y a sí mismo, es responsable, correcta, desinteresada, cuida de los bienes económicos y materiales, no despilfarra, acata las normas consideradas correctas y adecuadas en su comunidad, se respeta a sí misma y a los demás, es decorosa, proba, razonable, sincera.

 

Los académicos del siglo XVIII, definían así el concepto de honradez: “Aquel género de pundonor que obliga al hombre de bien a obrar siempre conforme a sus obligaciones, y cumplir la palabra en todo”.

 

En una sociedad hedonista, con doble moral, se privilegia la satisfacción de las necesidades sensuales y materiales, pero estas solo dan un placer efímero, oculto, ofensivo, al margen de la moral. El consumismo y las ambiciones desmedidas afectan a la humanidad. Los valores son pisoteados cuando la sociedad se deshumaniza.

 

La honestidad era: “Moderación y pureza contraria al pecado de la lujuria”.

 

Se ha generalizado tanto el empleo de honradez y honestidad como sinónimos, que incluso la Academia ha aceptado la sinonimia por imperativos de uso.

 

Ahora honesto es definido como: adj. honrado, recto, probo, razonable, justo, decente, decoroso, recatado, pudoroso, transparente, sincero, coherente, verdadero, abierto, positivo, puro.

 

El castellano se nutre de otros idiomas, de los que toma las raíces, los prefijos, los sufijos, como ocurre del griego y del latín. Del inglés, el español toma terminología técnica.

 

La honestidad era una virtud casi femenina en Europa. Hay autores que dicen que honesto es un galicismo porque la primera acepción de la palabra honnêtte en francés es 'conforme a la probidad'. En Francia, junto al significado de ‘probo o íntegro’, aplicable a hombres y mujeres, se desarrolló una acepción desde el siglo XV relativa a la castidad femenina. Con la evolución de las costumbres sexuales la palabra se ha aplicado a mujeres que, teniendo relaciones extraconyugales, cuidan las apariencias. Pero ni el francés, ni el italiano, ni el portugués establecieron tan clara diferencia entre honrado y honesto como nuestra lengua.

 

La palabra inglesa “honesty” abarca los conceptos de honradez y honestidad, que en español se expresan con dos vocablos diferentes; así estas dos palabras distintas se están convirtiendo en una sola por influencia del idioma inglés.

 

Para algunos autores la honestidad, de acuerdo con la etimología y el uso, es decencia y moderación en palabras y acciones: recato, pudor, urbanidad, decoro, modestia. Honesto correspondía al concepto de castidad, honrado al de probidad., idioma que solo utiliza honest para las dos acepciones.

 

En castellano, honesto se asocia con castidad, en tanto que honrado denota probidad y rectitud.

 

Hay quien ha expresado que: “En español, lo honrado se aplica de cintura para arriba, y lo honesto, de cintura para abajo”. La honradez es una obligación social, referida a cumplir las normas sociales que facilitan una convivencia (más) tranquila. Ser honesto es hacerse una autocrítica personal, íntima.

 

Parece ser tradicional en el castellano la preponderancia del concepto de recato, pudor y castidad en las voces honestidad y honesto. Calificando al hombre, transmite la idea de probidad. Calificando la mujer, denota la calidad de recatada y casta.

 

Sin embargo, el diccionario de la Real Academia de la Lengua, ya da a la palabra honesto la acepción de probo, recto, honrado.

 

Honesto, ta. (Del lat. honestus). 1. adj. Decente o decoroso. 2 adj. Recatado, pudoroso. 3. adj. Razonable, justo. 4 adj. Probo, recto, honrado.

 

La Honestidad y la Honradez son valores que debemos fomentar desde la familia, la escuela, la iglesia y demás instituciones sociales, independientemente de si distinguimos o no entre ambos términos. Hay que cultivar lo espiritual, pero viviendo los valores, poniéndolos en práctica.

 

Es honrado el político que cumple sus promesas electorales, que beneficia al electorado y no pretende provecho personal. Pero puede ser deshonesto, al mismo tiempo, si comete adulterio o lleva una vida escandalosa. Como ciudadanos nos conviene más un político "honrado" que uno "honesto". La ciudadanía rechaza la corrupción y necesita que los políticos trabajen y se sacrifiquen para velar por sus intereses. Se necesita cambiar la manera de gobernar dejando a un lado los intereses personales. Se debe hacer una transformación ideológica y moral que supere el estancamiento y la corrupción, avanzando hacia un país más inclusivo, ordenado, educado, respetuoso del estado de derecho y que aspire al desarrollo humano y social.

 

Conviene desarrollar y ejercitar la honradez en armonía con las demás virtudes, actuando en congruencia con lo que decimos, facilitando las relaciones interpersonales y comunitarias, para perfeccionarnos continuamente y avanzar hacia una personalidad y un mundo más humanos.

 

Sin ánimos de agregar más confusión a lo expuesto, en el cuento La honra, de nuestro gran narrador nacional Salvador Salazar Arrué, tras que una muchacha ha sido violada, el hermano de ésta escucha decir a su padre que su hija ha perdido la honra, y se va a buscarla al ver sufrir a la familia, resultando que encuentra un cuchillo y cree que ese objeto es la honra.

 

Por otra parte, me siento honrado de que me inviten a ofrecer discursos y de que mis lectores se interesen en lo que yo escribo y sería deshonesto de mi parte dedicarme a plagiar.

 

Santa Ana, El Salvador, 6 de septiembre de 2013.

 

……………………

Jorge Ismael García Corleto es escritor, director del Grupo de Actuación Teatral de Occidente (GATO), es psicólogo, y educador; trabaja en la docencia en el Centro Escolar INSA y en la Facultad Multidisciplinaria de Occidente de la Universidad de El Salvador, en Santa Ana.

Comentarios

muy buen analisis

Añadir un Comentario: